domingo, julio 22, 2007

La cárcel de 8 huesos | Capítulo 80 | Por Kráneo

9 comentarios:

Don Martín dijo...

Soy el primero en comentar!
soy el primero!!!

bueno ... y ahora qué?

Federico dijo...

"¿Y ahora qué?"
¡Es la pregunta que todo folletín pide!

andre dijo...

yo me estoy aguantando para leer todo de corrido, kraneo es el mejor!

pepita de oro dijo...

Kráneo qué pregunta apasionante: "¿seguimos siendo nosotros después de esa puerta?" Creo que si no estamos preparados para una respuesta, no estamos preparados para la vida. Al igual que una palabra no se entiende hasta el final de su escritura o un párrafo hasta completar su puntuación, ¿cómo entendemos nuestra vida si no tenemos alguna claridad o certeza provisoria de cuál es el fin?
Los acontecimientos que "viborean" importan, y a veces cómo pesan, pero pierden sentido sin el fin, y entonces hasta pueden dejar de importar. No, no hay que distrarse mucho.

NaNy Art .·.·.-> · dijo...

lindo paisaje surrealista incluyendo al diente parlante... q habra detras???

toto dijo...

Cuando lo vi ascender la escalera de Jacob, comprendí que los acontecimientos posteriores podrian rumbearse por esos lados.
Sobre la idea de la electroquimica, y si quien sabe puede que todos seamos botellas de Leyden con forma humana y no nos demos cuenta.
El tema de la perdurabilidad de la conciencia tambien me preocupó y mucho.
Si le busca una respuesta en cierta religión tiene el Eclesiastes 9:5.
Pero la conciencia del ego, la conciencia de que se debe morir de instante en instante es solamante posible mientras vivimos. Es decir, la realización intima del ser, la conciencia de que se debe eliminar el ego, solo es posible en vida después no.
Un abrazo.
toto.

pepita de oro dijo...

Toto, coincido con sus reflexiones sobre la conciencia. ¿Para qué serviría la conciencia sino para anoticiarnos sobre la realidad de nuestro ser que, alcanza su plenitud en el fin, pero se va plenificando en el camino?

Kwaichang Kráneo dijo...

don martin / Fede: Tengo un cuaderno donde anoto las ideas que me asaltan para diversas historietas. Me gustaría dibujar una con ese título "Bueno... ¿y ahora qué?".

andre: Lo bueno de que esta historia no tiene final (planificado) es que se puede leer de corrido empezando por cualquier parte. Le agradezco su amabilísima equivocación conmigo.

Pepita: que buena forma de expresarlo... capaz que mientras dura el camino, nuestra tarea es buscar ese "sentido" sabiendo que uno tiene que construirlo, y que fracasaremos con éxito, aunque posiblemente lo que ocurra sea que cuando lleguemos a la meta, la pregunta ya no importe.

nany art: no me había dado cuenta de que era un diente. El que pinta un cuadro es el menos indicado para analizarlo, cada vez me convenzo màs de eso...

toto/pepita: la electroquímica es una referencia fallida a los procesos mentales, el sueño. Y estoy de acuerdo en todo con ustedes. No sé donde leí que la conciencia es algo así como un órgano que le salió al universo para poder percibirse. Me gusta esa definición.
En una de esas se debería hablar más de la muerte, con menos furia y más cariño. Nuestra vida ganaría mucho. ¿El odio a la muerte no será un síntoma de nuestra enfermedad como civilización? Aclaro que yo le tengo mucho miedo a la muerte, por supuesto, fuí educado para ello.

mariana dijo...

you can't handle the truth !!!!!