jueves, diciembre 14, 2006

Clarísimos días. Capítulo 42 (Clara Lagos)


17 comentarios:

maju dijo...

Si hay algo que adoro casi igual o más de terminar un libro recomendado, es releerlo.
Es impresionante como vas descubriendo cosas nuevas!

Tu premio fueron las medialunas?

maxaguirre dijo...

Dos cosas, los libros a veces se cierran y luego misteriosamente se abren... eso me recuerda otros menesteres pero no importa... y que le horóscopo diga "no sos TAN tarada" es que te diga "sos tarada" lo que es interesante. Una vez cierto horóscopo o algo de eso que hacen me dijo "si lo intentas y no sale era porque no debía salir, pero hay posibilidades de que salga" lo que me pareció tan inmensamente abarcativo e infalible que me hizo cagar de risa.

Mi pregunta ¿Cuándo uno lee un libro que descubre impresindible, pero es prestado qué debe hacer?
¿Devolverlo? ¿Robarlo? ¿Comprarse uno? ¿Vivir en la ausencia? ¿Leer otra cosa?

y hablando de libros, me contó un amigo que al parecer, Andahazi gano el premio ¿Planeta? entonces, las autoridades de dicha editorial dan a conocer el ganador del concurso en cuestión y a escasas horas, el libro está en todas las bateas ¡Impresión, encuadernación, distribución todo en menos de un día! ¡Increíble verdad! ¡Como avanza la tecnología imprenteril!

Saidan dijo...

por eso nunca hay que pedir libros prestados, ni prestar libros... quedan atrapados en una especie de agujero negro en el tiempo o algo asi...

Inefable dijo...

Lo que me pasa a mí cuando me prestan un libro y me gusta mucho es: 1- lo devuelvo y me estoy diciendo siempre que debo comprarlo. 2- lo compro pero no lo vuelvo a leer (y da lástima tener un libro no leído)... ¿loco? no, simplemente idiota. Esto me pasó con "El tunel" de Sabato que todavía espera ser leído/releído (veáse desde el punto de vista del libro/mío).

Tengo una duda ya que veo que te terminó gustando el libro: ¿cambió el libro o cambiaste vos?

Felicita por el blog,

yo.

pd: por los dibujos me hacés acordar a felicity :P

Federico dijo...

El truco es nunca regresar el libro al estante y mantenerlo meses en la mesita de luz. Tarde o temprano le llega su momento. (O llega el momento de uno, cuando la pila de cuatro metros de libros se desmorona y nos mata).

Max: te faltó agregar que Andahazi ya era autor de Planeta. Por mucho menos al pobre Piglia lo crucificaron.

¿Y si organizamos el "Premio Domus" al mejor libro de historietas autobiográficas del año. Lo entregamos el 22/12 (más datos en metahistorietasreales.blogspot.com

Angel Mosquito dijo...

Tiene razon federico, creo que cuando el libro vuelve al estante es porque está condenado a pasar algunos años hasta que lo redescubramos. Si queda en la mesa de luz, tiene más chance de cumplir su objetivo de ser leído. Yo acumulo en la mesa de luz, en mesa anexa y en el piso al borde de la cama y eso me trae discusiones matrimoniales, pero todo sea por un cacho de cultura.
Ver tus medialunas me dieron ganas de ir al baño a esta hora de la mañana, no sé por qué.

Mariano. dijo...

No hay que prestar libros. Es así. No hay otra. Yo presté 4 y nunca me los devolvieron y me he prometido que el día que me vuelva a cruzar con los hijos de puta que tienen mis libros los voy a agarrar y les voy a dar una paliza en medio de la calle, enfrente de su mujer y sus hijos para dejarlos humillados por el resto de sus vidas. Pero todo esto es improbable por qué no sé pelear, adolezco de instinto asesino y lo más seguro es que me terminen boxeando a mí. Aparte lo más probable de todo es que nunca me vuelva a encontrar a esa gente.

El problema con los premios esos es que se pretende que cada año, año tras año, surja una novela o un autor que sea algo así como un genio, cuando esos genios sólo aparecen cada 50 o 100 años.

Anónimo dijo...

buenisimo como fuiste pasando las estaciones

Sir RiPy Rizza dijo...

Enserio dicen q han dejado libros para retomarlso despues??? Yo leo libros grandes por decirlo de alguna manera desde los 12, el primero fue "El Resplandor" y nunca pude bajar un libro hasta no terminarlo. Vere si un dia de estos entro en su porcentaje

Me encanto la manera de describir el libro, pero queriamos mas vomito

rvs dijo...

Yes, Sir... yo uso el método del Fede, apilados en la mesita y en la cómoda a cada San Martín le llega su Cancha Rayada (jua... que antigüedad!!!)

Ya que además de historietas leo libro, recomiendo el nuevo de Haruki Murakami, Kafka la otra orilla, si no son freaks de Murakami es tiempo de serlo. Son quinientas páginas que una devora luego de entrar en un estado hipnótico, como máximo en un par de días. Y no es un bestseller de acción ni nada que se le parezca... Hay que leer a Murakami...

rvs

Rogelio dijo...

Angel: mi padre empezó acumulando libros al lado de la cama y terminó loco, diabético y new ager. Estoy seguro de que hay una conexión. Cuidado. Espero que tu condición hebraica te proteja.

Mariano: es ciertísimo lo que decís. Sueño con llegar a ser grosso, tener el nobel en mis manos para entregarlo y decir "lo siento, este año no hay nobel porque son todos giles o transeros", justo en el momento en que Bono de U2 extendía las manos para recibirlo, y en cambio ponerle un cucurucho en la frente.

Clarita: superamos la etapa de preguntar por la bombacha!. Hace tantos años, cuando yo era joven y detenía mi Harley Davidson junto al kiosco de diarios para comprar el suplemento infantil de la nacion, publicaba allí una mujer cuyo nombre no recuerdo ahora, pero que hacía un personaje llamado La Pupi. No sé porqué lo comento, estoy seguro de que es algo más que la asociación "minita-minita, ternurita-ternurita", aunque las temáticas eran diferentes y, debo decirlo pese las ganas de mantener el statu quo de la infancia, tu línea es mucho más versátil e interesante. Es cierto que tenés un que-se-yo-viste a peanuts, pero re personal.
Me gustaría decir algo más de "muy lindo, lo tuyo"... pero... es que es muy lindo, lo tuyo!.

Diego Agrimbau dijo...

El único libro que abandoné, retomé y no pude dejar, fue Jimmy Corrigan.Y eso que tiene dibujitos.
Tengo una impresionante lista de clásicos consagradísimos colgados por la mitad porque me embolé como un chino en el desierto. Entre otros, Crimen y Castigo, Ulises de Joyce, Dr Faustus de Thomas Mann, etc... Tal vez, algún día, cuando quede postrado en la cama de tanto comer bizcochos Don Satur, no me quede otra que retomarlos.

Robertovs dijo...

Partiendo de que lo que leemos es buena parte lo que se considera lo que debemos leer según en que posición estemos, pero que esa lectura suele estar atravezada y disputada por herejerias, yo diría, dejando de lado los análisis más sistemáticos, que hay libros que son para leer en una época o en una edad de la vida, a veces los empezamos y no nos gustan o no podemos avanzar y treinta años después (pavada que vas a tener que esperar Diego) nos resultan fascinantes. Cuando iba a tercero de la secundaria compre Lord Jim de Conrad (había visto la adaptación de Richard Brooks con Peter O'Toole, Conrad siempre tuvo suerte con las versiones en películas: Apocalypsis Now, Los duelistas...) y me daba cuenta que era bueno, pero no podía avanzar, no pasaba de la página setenta... Lo volví a agarrar este año, la misma versión amarillenta de Plaza Janes y me pareció genial... Por esa época leí Faulkner y me gustaba, pero ahora me doy cuenta que entendía una cuarta parte (lo cual no le quita validez a esa lectura temprana), vueltos a leer mucho después me parecieron muchos mejores. El Ulises del Joyce lo leí por el 82 y ahora que lo reempece me parece mucho mejor. No he probado el Fausto de Mann pero si he leído tres veces La montaña mágica de Mann, y ahora me compré la traducción nueva, creo que es en Edhesa (dicen que la anterior omitía pila de cosas), son libros para leer despacio, saboreando, sin buscar acción... son libros cuyo placer está en la buena escritura y en la lectura morosa y golosa, leer así En búsqueda del tiempo perdido de Proust es un placer... dejarse llevar por las palabra, comerlas despacito, beberlas despacito, saborarlas como a un buen whisky... claro, que cualquier cosa leída porque "hay que leerlo", suele conducir a emboles duraderos. Otros libros se leen en forma desenfrenada la primera vez, a mi me pasa con Murakami y con Kentzaburo Oe, y luego puedo hacer una segunda lectura morosa y más placentera, pero que no sería tan placentera sino hubiera tenido la primera... bah... Guau! esta semana volví a leer El Asilo de Arkham en situación ritual y me pareció mucho mejor... gua... ya me voy a buscar La broma asesina... pero, para que escribo sino tenemos a nuestro bibliotecamen que debería dar su opinión sabía, fundada, meditada, buena no sigo buscando que rime a ada... Fede tiene la palabra.
rvs

ernan dijo...

yo me hice el loco y queriendo demostrar por mi intelectualismo lo inteligentemente grosso que era dije que había leído el jois de Ulises, cuando en verdad lo único que leí del libro fui el titulo que era el Ulises de jeims, siguiendo los métodos del bibliotecario lo tengo en la mesita de luz, alguna vez lo leeré, pero siguiendo los métodos de la arquitectura tradicionalemte obtusa, no tengo mesita de luz y el costado de la cama que me corresponde esta pegado a la pared por lo que el Ulises, cosmos de carl sagan, los sinson de bongo comics, morón suburbio del duro mosquito, paginas 12 varios de varios años, pleyboy con la tenista famosa en la tapa, y otras glorias de la cultura están debajo de la cama, pero fueron puestos ahí con la misma intención que mosquito puso "cuanto dura una lechuga en una hortaliza que usa tierra de Israel, y cuanto sura una lechuga en una hortaliza que no usa tierra de Israel" en su mesita de luz.
Pregunta de la semana
Después de vomitar la vía publica hace unas semanas, tuviste resaca? como la curaste? porque volvías con una amiga y no con un galante caballero? acaso los pibes se quejaban porque la noche no era larga y las chicas se quejaban porque el tinto se lo había acabado una chica rubia con rulos?
Saludos
Ernan

ana dijo...

Con los préstamos/donaciones de libros te pasa eso.
Ojalá que más seguido no?
Haces doble elección de facturas?
En mi caso primero las elijo con ojos de hambre-deseo, y la segunda elección pasa por el orden en que las voy a comer, el tema es que dejo para lo último la que me encanta (de mermelada y crema pastelera), encuentro la saciedad antes con las otras y me queda esa para el otro día cuando se transforma en incomible. Por eso, el secreto de las facturas es compartirlas, ahí vas seguro a la que más te gusta para que nadie te la robe.
Ah! Está buenísimo como te dibujas el pelo, me hace acordar a los Little Twins Stars, los tenés?
Chau.

yaco dijo...

disiento con los amarretes literarios. hay que prestar libros, sabiendo que puede ser que no vuelvan. a los libros les gusta viajar, recibir caricias y maltratos de diferentes lectores, vivir...

abrazo,

yaco\

Sir RiPy Rizza dijo...

Totalmente de acuerdo con Yaco, nunca hubiera descubierto (o descubrido) a Saki, si no fuera (o fuese) porq me prestaron sus obras completas. Yo tambien practico un deporte extremo q es prestar CD´s originales. Todo el mundo dice q estoy loco, peroq puedo decir, soy un temerario.

Un libro para recomendar Clarita?